Iglesias, Templos y Parroquias

Catedral Basílica

La construcción del actual templo la inició el Cura Antonio Flores de Acevedo en 1704, finalizándola el Párroco Manuel Colón de Larreátegui en 1738. La imagen de la Virgen de la Asunción fue traída de España. La construcción consta de barda atrial compuesta por pilares de cantera y enrejado con accesos laterales y al norte un reloj de sol sobre un pilar. Torres gemelas que muestran un estilo neoclásico en sus frontones curvos. La portada principal del templo se encuentra en su totalidad labrada en cantera rosa, que consta de tres cuerpos y remate; en el primero se encuentra el acceso a través de un arco de medio punto con clave de arcángel; a los lados columnas salomónicas de relieves vegetales y capitel compuesto.

En las fachadas laterales destaca la portada de los accesos con arco de medio punto, flanqueado por columnas lisas que soportan entablamento con frontón roto y florones a los lados. El interior es de planta basilical, con tres cúpulas; abundante decoración con motivos vegetales y relieves de argamasa. Destaca un bello ciprés de mármol blanco, donde se alberga la imagen de la Virgen de la Asunción, patrona de la ciudad. Cuenta con un hermoso coro y trono episcopal en la parte posterior del Altar Mayor. En la nave sur de la Catedral yacen los restos del que fuera fundador de la Villa de Nuestra Señora de la Asunción de la Aguascalientes, el Capitán Juan de Montoro. En el ala sur al costado del Presbiterios encuentra la Capilla del Sagrario, también conocida como Capilla del Santísimo o de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, por estar su imagen el ella. La urna del sagrario fue hecha en Alemania.

Está bellamente decorada en dorado. En la sacristía, se encuentran pinturas al óleo de autor anónimo, así como con obras de José de Alcíbar y Miguel Cabrera. En la nave central se encuentra el púlpito con tornavoz, en el coro destaca un órgano tubular de madera único en América Latina ya que fue construido ex profeso para la Catedral, teniendo la peculiaridad de ser diseñado para ejecutar tanto música barroca como contemporánea. Este órgano fue construido por la Casa Rufatti con material traído desde el Congo, ensamblado en el mismo lugar.

Parroquia del Sagrario

También llamada el “El Conventito”. La edificación del recinto comenzó a mediados del siglo XIX. Su fachada de estilo neogótico presenta paramentos de mampostería y varias ventanas con arcos puntados y lobulados, dos en trébol y dos con ajimez. Como remate de la fachada hay un rizo con relieves de motivos vegetales, gárgolas y floreros en cantera. El acceso de la portada principal es por un arco apuntado, flanqueado por columnas esbeltas. En el segundo cuerpo hay una ventana coral circular y en el remate, un frontón triangular y remates piramidales a lo largo de la fachada.

Templo de Guadalupe

La obra del maestro Felipe de Ureña se comenzó a construir en 1767, concluyéndose 20 años más tarde. Es un edificio que ha sufrido múltiples transformaciones en su estructura. La fachada es de un barroco exuberante, característico del Bajío consagrado por su filigrana en piedra. La enorme cúpula está recubierta en su exterior con azulejo de Talavera, también llamado de pañuelo. El interior del santuario posee una decoración muy recargada; la decoración escultórica y pictórica es de gran calidad. Es digno de admiración el bello púlpito realizado en tecali, piedra volcánica parecida al mármol y las cuatro pinturas de las pechinas con las cuatro apariciones de la Virgen. El cuadro de la Virgen fue realizado por José de Alcíbar en la segunda mitad del siglo XVIII. La capilla del Santísimo, ubicada al fondo del templo y construida a principios de este siglo es de estilo neogótico. En el atrio del Templo se encuentra una plazoleta dedicada a su Santidad Juan Pablo II contando con una figura de cantera del Santo Padre.

Templo de San Antonio

Monumento y obra maestra religiosa de Aguascalientes construida por el Arquitecto práctico Refugio Reyes. Ubicado en la calle Pedro Parga en el centro de la ciudad. La construcción del templo se inició en el año de 1895 y se concluyó en el año de 1908. Se construyó por encargo de la Orden Franciscana y actualmente es custodiado por la Orden Agustiniana. El Templo de San Antonio, presenta una amalgama de varios estilos arquitectónicos, plasmados armoniosamente en cantera de la región en tono verde, amarillo y rosa. La fachada del templo presenta partes ochavado en dos niveles. A los lados de la torre central se encuentran torrecillas de planta circular y de un cuerpo. En la parte posterior del templo destaca bellamente la cúpula de doble tambor. La cúpula de gajos es rematada por linternilla decorada con roleos en la base y terminada con esfera. La planta es de cruz latina con columnas de media muestra, en los paramentos se encuentran grandes medallones de cantera con clave de cara de ángel, donde se plasman imágenes de la vida de San Antonio. Las pechinas, armoniosamente decoradas con relieves geométricos y pequeñas florecillas, presentan pinturas al fresco de los evangelistas. En su interior se pueden admirar grandes obras con los milagros de San Antonio, obras pintadas por Candelario Rivas.

En la parte posterior del templo, capilla dedicada a Santa Rita de Casia y el Santo Sepulcro.

Templo San Diego

Su edificación fue hecha por Juan Francisco Calera, Teniente Coronel del Regimiento Provincial de Dragones de la Nueva Galicia y Síndico del Convento de San Diego en el año de 1651. La Orden de los Carmelitas Descalzos fueron los moradores en el año de 1664. Los Franciscano la ocuparon posteriormente. Se encuentra ubicado en la calle de Rivero y Gutiérrez en el Centro Histórico de la Ciudad de Aguascalientes. En su interior contiene elementos iconográficos relacionados con el misterio y la letanía Mariana; entre ellos, cuatro altares de madera policromados: los de San Joaquín, Santa Ana, San José y Jesús. Su estilo corresponde a una armónica transición del barroco al neoclásico. Hermosa obra y digna de apreciar es el Camerín de la Virgen de la Purísima Concepción, venerada en el Altar Mayor, espacio circular y su finalidad radica en ser el lugar donde se viste a la Virgen. En la parte baja del Camerín se encuentran las misteriosas catacumbas donde se conservan restos momificados de frailes y otros personajes. El Templo de La Tercera Orden, contiguo a San Diego, fue comenzado en 1740, el altar fue trasladado del templo vecino, las portadas de ambos templos, de estilo barroco muy pobre, son sumamente sencillas, pero no carentes de dignidad. No cuenta con torres; en su lugar existen muros horadados para campanas. Las austeras fachadas contrastan con la riqueza ornamental. En la sacristía de San Diego se encuentran excelentes pinturas coloniales con escenas de la vida de San Francisco, obra del pintor Juan Correa quien siempre tuvo preferencia por obras de grandes dimensiones.

Templo San José

Parroquia ubicada entre las calles de José Rincón Gallardo y Primo Verdad, en el Centro Histórico. Por cierto, la Calle José Rincón Gallardo es una de las más pequeñas de la ciudad. En su fachada cuenta con una torre de remate piramidal. La portada es neoclásica, siendo su acceso por un arco de medio punto con relieves de motivos vegetales. Tiene a los lados sendas columnas dóricas. Existe una portada lateral flanqueada por columnas jónicas. Al interior lo más sobresaliente son las ocho pinturas al óleo de Miguel Cabrera, José de Alcíbar y otros magníficos representantes de la pintura colonial de la Nueva España.

Templo San Marcos

Ubicado en el Barrio de San Marcos, es también llamado Templo de Nuestra Señora Virgen del Carmen. Su construcción data del año 1655 a iniciativa del Dr. Manuel Colón de Larreátegui. Permaneció inconcluso por más de 100 años y finalmente fue concluido en 1765. La fachada es de estilo barroco churrigueresco muy pobre de 3 cuerpos. En el segundo cuerpo, un vitral de la Imagen de la Virgen del Carmen. La suntuosa torre-campanario es de dos cuerpos y se aprovecha para enfatizar la altura barroca. A los costados, las paredes están apoyadas por sólidos contrafuertes y botareles. El interior es de una sola nave con planta de cruz latina. En el Presbiterio se encuentra el Altar Mayor de estilo Neoclásico, al centro la Virgen del Carmen y en la parte superior, la escultura de San Marcos. En la Sacristía se puede apreciar la obra La Adoración de los Reyes de José de Alcíbar pintada en el año de 1775, es una gran obra, que abarca toda la pared. Contigua al Templo de San Marcos, se encuentra la Capilla de Nuestra Señora del Pueblito, una Capilla sencilla y austera, donde reina la paz y el refugio que busca el visitante.

Templo del Seor del Encino

La construcción del templo actual se inició el 12 de enero de 1775. Fue dedicada la iglesia al Señor del Encino, los días 10 y 11 de marzo de 1798. El 13 de noviembre de cada año, se desborda el fervor popular en honor y gloria al Cristo Negro del Encino. El templo se encuentra enclavado en el corazón de uno de los antiguos barrios y de mayor tradición en Aguascalientes. El edificio tiene características arquitectónicas propias de fin del siglo XVIII; pertenece a la última manifestación del barroco, en su modalidad estípite y presenta ya algunas características de la arquitectura neoclásica, principalmente en la torre de tres cuerpos. Cuenta con un retablo de gran tamaño que nos evoca el Viacrucis., realizado por el maestro Andrés López a excepción de la duodécima y la décimo tercera estación, en 1798. Llaman poderosamente la atención del visitante los extraordinarios cuadros de gran tamaño colocados en las paredes laterales.

Templo del Rosario

Originalmente, en este lugar en 1674 se erigió la Capilla de La Merced. El recinto actual comenzó a construirse en 1702. Los Mercedarios dejaron de administrar la iglesia y el convento en 1859; el clero secular cuidó del templo hasta 1906, en que quedó bajo la autoridad dominica, la cual cambió el nombre del templo La Merced por el de Nuestra Señora del Rosario. Tiene la portada del atrio de arco trilobulado con remate mixtilíneo y floreros en cantera.

Templo del Sagrado Corazón de Jesús

Su fachada labrada en cantera rosa, está compuesta por portada y dos torres. La portada consta de un cuerpo y remate; se puede admirar bellas pilastras estípites labradas profusamente y entre ellas, nichos con esculturas de los apóstoles San Pedro y San Pablo; en el remate, escultura del Sagrado Corazón que descansa sobre peana bajo la cual tiene la inscripción “Venid a mi todos”. El interior es de planta basilical donde predomina la cantera rosa.

Templo de la Merced

El recinto actual comenzó a construirse por los Mercedarios en 1702 y fue concluido el 28 de diciembre de 1773. Tiene la portada del atrio de arco triglobulado con remate mixtilíneo y floreros en cantera. La fachada, con torre de dos cuerpos, presenta una combinación de estilos arquitectónicos. La portada es de dos cuerpos labrados en cantera y su acceso es por un arco de medio punto en cuyos costados se encuentran pilastras estípites y nichos. En el año de 1906 paso a manos de la Orden de los Padres Dominicos cambiando su nombre por el de la Señora del Rosario.

Templo La Purísima

Está ubicado en el Barrio de la Estación. De estilo neogótico, obra de José Refugio Reyes, terminada a principios de siglo. En el primer cuerpo se manifiesta el acceso a través de un arco de medio punto con arquivolta, composición de columnillas escalonadas y en el centro un nicho vacío; en el segundo cuerpo destaca la ventana coral compuesta por cuatro ventanas de arco de medio punto, reloj circular y rematando la portada, cornisa móvil con escultura de la Purísima. El interior consta de una nave techada con bóveda de cañón con arcos fajones de medio punto; planta basilical, donde se encuentra un ciprés de cantera con relieves vegetales en dorado con columnillas tritóstilas, donde se alberga la escultura de la Purísima.

Templo de la Tercera Orden

Construido en 1740. La portada del templo de estilo barroco muy pobre, en lugar de torres son muros horadados para campanas. La austera fachada contrasta con la riqueza ornamental de su interior que cuenta con cúpula sobre pechinas y arcos formeros de medio punto.